El plan de Konami pasaría por subcontratar diferentes estudios de la industria para que desarrollen estas nuevas entregas de sus licencias. Al parecer no habrá un gran intermediario detrás (Sony o Microsoft), sino que los juegos serán desarrollados por un estudio y publicados por Konami.